SANKARA:

UPADESA SHASRI 

 

(Extracto II)


 

CAPÍTULO XVIII «TÚ ERES ESO»

 

1.— Yo me inclino ante esa Consciencia eterna, el Sí mismo de las modificaciones del intelecto, en el Cual ellas se sumergen y del Cual ellas emergen.

2.— Yo me inclino ante ese gran mendicante, el Maestro de mi Maestro, quien, de gran intelecto, derrotó a centenares de enemigos de la Sruti por medio de palabras comparables a espadas hechas impenetrables a través de razonamientos semejantes al rayo, protegiendo así el tesoro del significado real de los Vedas.

3.— Si la convicción «Yo no soy nada sino Ser y soy siempre libre» fuera imposible de ser obtenida, ¿por qué iba la Sruti a enseñarnos eso tan solícitamente como una madre?

4.— Lo mismo que es negada la idea de una serpiente en lo que es solo una cuerda, así también, todo lo que es de la naturaleza del no-Sí mismo es negado en lo que es el Sí mismo eternamente existente implicado por la palabra «yo», en base a la evidencia de la Sruti «Tú eres Eso», etc., en la cual el significado implícito de las palabras ha sido verificado por el razonamiento (y la escritura).

5.— El Brahman debe ser considerado como el Sí mismo en base a la evidencia de las escrituras, lo mismo que los deberes religiosos son conocidos por la misma fuente. La Ignorancia se desvanece (inmediatamente con la obtención del Conocimiento verdadero), lo mismo que acaba el efecto del veneno cuando se recuerdan los