Sri  Guru  Guita


Ahora el Guru Guita empieza.

OM.El Señor Sadashiva es la semilla de los mantras de este himno, el Guru Guita.

Sus rimas son diversas.El Gurú, el Ser Supremo es su divinidad; “ham” es la sílaba semilla; “sah” es su Shakti (poder); y “krom” es su vínculo de unión; cántalo repetidamente para ganar la gracia del Gurú.

Ahora medita.

Los ojos de loto del Gurú están representados por “ham” (el Ser individual o Shakti) y “sah” (el Ser Universal). El es la Divina Causa del universo, y aparece por propia voluntad en numerosas formas para elevar al mundo.

Él es supremamente libre.Su forma es imperecedera, manifestando divinidad.Es eterno y todo lo penetra. Medita en sus pies.

Me comprometo a recitar el Guru Guita para realizar los cuatro valores de la vida : dharma(el deber), artha(riqueza), kama(placer), moksha(salvación).

El suta dijo:

Una vez, mientras el Señor Shiva, que conoce el secreto de la devoción, estaba sentado en el hermoso monte Kailash, Parvati se postró ante Él con reverencia y dijo:

¡Oh Señor de los Dioses cuya verdadera naturaleza es OM! ¡Oh Supremo Maestro del universo! ¡Oh benevolente gran Dios! Iníciame como mi Gurú.

¡Oh Señor! ¿Por qué camino puede un ser humano llegar a ser uno con el Absoluto? ¡Ten compasión de mí, oh Señor! Me arrodillo a Tus pies de loto.

El Señor dijo:

¡Oh Diosa, tu eres Mi propio Ser! Te digo esto por amor, nadie ha hecho jamás esta pregunta, que es un bien para todos.

¡Escucha! Estoy revelando el inescrutable misterio de los tres mundos. El Absoluto no es diferente del Gurú. ¡Esta es la Verdad! ¡Esta es la Verdad! ¡Oh Hermosa!

Los Vedas, otras diversas escrituras, épicas, las ciencias del mantra y el yantra, los Smritis y otros libros, los tratados del Shaiva y el Shakta, y diferentes sectas y dogmas, todo esto solo confunde más a las ya desorientadas criaturas.

Están locos quienes practican sacrificios rituales, votos, penitencias, caridad, japa (repetición del nombre de Dios) y peregrinaciones sin conocer la verdad del Gurú.

El Gurú no es diferente del Ser, de la Conciencia. Más allá de toda duda, Él es la Verdad, la Verdad Absoluta. Por lo tanto, una persona sabia debe seguir a su Gurú.

La Madre Universal reside en un cuerpo en un estado sutil desconocido para nosotros debido al velo de la ignorancia. Ella se revela por Su propia luz a través de las palabras del Gurú.

A través del servicio a los pies del Gurú, el alma encarnada se purifica de todo pecado y se vuelve una con el Supremo. Por compasión te revelo esto.

Si alguien rocía su cabeza con agua, recordando los pies de loto de su Gurú, obtiene el beneficio de haberse bañado en todas las aguas sagradas.

El agua sagrada (que ha bañado los pies del Gurú) purifica de todo pecado, ilumina la lámpara del conocimiento, y nos ayuda a cruzar el océano de este mundo.

Destruye la ignorancia, termina con los renacimientos y los karmas. Para obtener iluminación y desapego deberías  beber el agua sagrada que ha bañado los pies del Gurú.

Bebe el agua sagrada de los pies del Gurú, come las sobras de la comida del Gurú. Medita constantemente en su forma, repite constantemente el mantra que te ha dado tu Gurú.

El lugar donde el Gurú reside es Kashi. El agua de sus pies es el sagrado Ganges. El Gurú es el Señor del universo, es Shiva mismo. El es en realidad Brahma, el Sabio.

El agua de los pies del Gurú es el sagrado Gayá, el baniano Akshaya (imperecedero), el más sagrado Prayag. ¡Saludos una y otra vez al Gurú!

Medita sin cesar en la forma del Gurú, repite siempre su nombre, sigue sus instrucciones, no pienses en nada más que en el Gurú.

El Supremo Conocimiento que reside en los labios del Gurú solo puede ser realizado por su gracia. Medita siempre en el Gurú, como una esposa fiel piensa constantmente solo en su marido.

Olvida tu posición social, casta, fama, riqueza o éxito. No pienses en nada más que en el Gurú.

El estado supremo es alcanzado fácilmente por aquel que medita en su Gurú con una devoción total. Esfuérzate al máximo para propiciar al Gurú.

No hay dioses, ni demonios, ni mortales en los tres mundos que puedan instruir correctamente. El conocimiento que reside en los labios del Gurú solo se obtiene por devoción a Él.

La primera sílaba “Gu” significa oscuridad; la segunda “ru” es luz. El Gurú es sin duda Brahma que disuelve toda oscuridad.

La primera sílaba “Gu” es relativa a Maya, y la segunda “ru” al Supremo Conocimiento, la destrucción de la ilusión de Maya. (“Gu” representa el mundo inferior manifestado, “ru” representa el Supremo Absoluto, el Inmanifestado.)

Este es el estado del Gurú, el altísimo, difícil de alcanzar incluso para los dioses. Es adorado por Haha, Huhu y otros siervos del Señor Shiva, y por los Gandharvas.

Ellos creen firmemente que no hay Realidad más alta que el Gurú. El aspirante debería ofrecer al Gurú asiento, cama, ropas, adornos, y vehículo.

¿Quién podría complacerle? Deberías dedicar toda tu vida al servicio del Gurú.

Contínuamente sirve al Gurú con la mente, palabra y acción.Póstrate completamente ante él  sin la más mínima reserva.

Dedícalo todo al Gurú, el cuerpo, los sentidos, el prana.Dedícalo todo al Gurú, tu ser, tu cónyuge y todo lo demás. Entrega al Gurú tus apegos.

¡Oh Hermosa! No vaciles en ofrecer al Gurú este cuerpo porque está lleno de gérmenes, gusanos, secreciones, maloliente orina y heces, flema, sangre, y carne, y finalmente queda reducido a cenizas.

Saludos al reverenciado Gurú, que salva a los que han subido al árbol del mundo y se están hundiendo en el océano del infierno.

El Gurú es Brahma, es Vishnu, es Shiva. El Gurú es en realidad la Realidad Suprema. Saludos al Gurú.

Saludos al Gurú, que es Shiva, la primera causa del universo, el puente para cruzar el océano mundano, la fuente de todo conocimiento.

Saludos al Gurú, quien con el colirio del conocimiento abre los ojos de aquellos que están cegados por la oscuridad de la ignorancia.

Tú eres mi padre, eres mi madre, eres mi hermano, eres mi Dios. Saludo a Sri Guru, el que imparte el verdadero conocimiento en este mundo; por cuya verdad el mundo es verdadero, por cuya luz el mundo brilla y se manifiesta, por cuya alegría todos experimentan felicidad. Saludos a Sri Guru.

Saludos al Gurú cuya existencia hace este mundo real. Él es el sol cuya luz lo ilumina; su amor hace que amemos a nuestros hijos.

Saludos al Gurú, quien hace posible que la mente perciba este mundo, pero a quien la mente no puede percibir, quien es el testigo de los estados de vigilia, sueño, y sueño profundo.

Saludos al Gurú, cuya única forma es Verdad, por cuyo conocimiento este mundo deja de percibirse como distinto del Ser.

El que no sabe habla y clama, pero el que sabe  no dice nada. Saludos al Gurú que está establecido en el Ser.

Saludos al Gurú, quien aun siendo la Causa Primera es visto como un efecto; quien es a la vez causa y efecto.

Este mundo de diversidad es de hecho indiferenciado. Es solo un juego de causa y efecto.Saludos al Gurú (quien revela la verdad).

Saludos al Gurú, cuyos pies de loto destruyen la causa de las dualidades, quien protege de todo desgracia y calamidad.

Si el Señor Shiva se enfada el Gurú puede salvarte, pero si el Gurú se enfada ni siquiera Shiva puede salvarte. Por tanto, con todo tu esfuerzo, toma refugio en el Gurú.

Saludo a los pies del Gurú, que están al alcance del habla, la mente y los sentidos; que brillan independientemente con resplandor blanco y rojo, representando a Shiva y a Shakti.

La sílaba “Gu” denota trascender cualidades, mientras “ru” denota trascender la forma. El Gurú es aquel que hace realizar lo que está más allá de atributo y forma.

¡Oh Querida! El Gurú es Shiva, el testigo de todo, aunque no tenga tres ojos. Él es Vishnu, aunque no tenga cuatro brazos. No tiene cuatro caras, y aun así es Brahma. Esto es lo que dicen las Escrituras.

Me postro con las manos unidas ante el Gurú, océano de compasión, recibiendo su gracia, los seres mortales se liberan de este mundo de diversidad.

La forma suprema del Gurú es puro néctar para el ojo del discernimiento. Así como un ciego no puede ver el amanecer, un ser desafortunado no puede percibir (la gloria del Gurú.)

Oh Amada, inclínate en la dirección de los pies del Gurú cada día.

¡Oh Tú, noble! Los sabios siempre hacen ofrenda de oración, intoxicados de amor, en la dirección donde reside el divino soberano Gurú, el eterno testigo  del drama de la aparición y disolución del universo.

¿De qué sirve practicar todas estas rondas de largo y profundo pranayama que son árduas, tediosas, difíciles de enseñar, y con facilidad causan numerosas enfermedades? Alcanza el estado espontáneo en el cual el poderoso prana permanece en quietud por sí mismo a través del constante servicio al Gurú.

Contemplar la forma de tu Gurú es contemplar al infinito Shiva. Cantar el nombre de tu Gurú es cantar el nombre del infinito Shiva.

Adoro al Señor Gurú, incluso una pequeña partícula del polvo de sus pies forma un puente suficientemente sólido para cruzar el océano de la transformación.

Me postro ante el altísimo Gurú para obtener el fruto deseado. Su gracia destruye la poderosa ignorancia.

Los pies de loto del Gurú extinguen el fuego de la existencia mundana. Situado en el centro del loto de mil pétalos en el Círculo lunar del Brahmarandhra (la coronilla).

Se debería meditar en el Gurú sentándose en el loto formado por las tres líneas “a”, “ka”, “tha”, en el círculo del mil pétalos y en el triángulo con lados “ham” y “sah”.

Que pueda la divina visión del Gurú morar siempre en mí.(La divina mirada del Gurú) crea todos los mundos, lo alimenta todo, y penetra en la esencia de todas las escrituras. Contempla la riqueza como a la nada. Elimina errores y defectos. Permanece concentrado en la Causa Última, y aunque en él emerjan cualidades mundanas está firmemente asentado en la meta última de la liberación.

Es el pilar que soporta el escenario de todos los mundos. Derrama el néctar de la compasión. Es la guirnalda con todas las verdades ensartadas en ella. Crea todo el tiempo, y está penetrado por la extática verdad de la Conciencia.

¡Oh Diosa! Sostengo que el rey de los mantras “Guru”, siendo puro como el oro refinado en fuego, y probado minuciosamente en las llamas de la razón, siempre protege de la muerte.

El Gurú se mueve y no se mueve, está lejos y está cerca, en el interior y en el exterior de cada cosa.

“ No he nacido, no tengo edad, sin principio ni fin, establecido en mi propio Ser. Soy inmutable, encarnando la bienaventuranza de la Conciencia, más pequeño que un átomo, y mayor que lo más grande.”

“Estoy más allá de todas las cosas, eterno, auto-luminoso, inmaculado y completamente puro; Yo soy el supremo éter, inamovible, bienaventurado e imperecedero.”

Recuerda siempre al Gurú. Su poder espiritual puede ser percibido a través de las cuatro fuentes del conocimiento : los Vedas, percepción directa, textos sagrados históricos, y por deducción.

Viendo que tú estás receptiva, Yo hablo, oh Tú de poderoso razonamiento, sobre el tema en el que se debería siempre estar en contemplación.

Saludos al Gurú, quien revela al Ser Supremo, por quien esta indivisible esfera de creación animada e inanimada es penetrada.

Saludos al Gurú, cuyos pies de loto están adornados con las joyas de los Vedas. Él es el sol cuya luz hace que el loto del Vedanta florezca.

Saludos al Gurú. Por su mero recuerdo, recibes conocimiento espontáneo. Obteniéndolo a Él, cualquier cosa es obtenida.

Saludos al Gurú, quien es Conciencia, paz y eternidad. Él trasciende el éter y es inmaculado. Está  más allá de nada ( música divina), bindu (punto azul), y kala (visiones).

Saludos al Gurú que penetra el universo entero, formado por lo movible y no inamovible, lo animado y lo inanimado.

Saludos al Gurú, quien domina firmemente el poder del conocimiento, quien está adornado con el collar de la Verdad, y quien concede tanto satisfacciones mundanas como la salvación.

Saludos al Gurú, quien por el poder de su conocimiento del Ser ha quemado todos los karmas acumulados a través de incontables vidas.

No hay Realidad más alta que el Gurú, ninguna austeridad purifica más que servirle, ninguna realización es mayor que conocerle a Él. ¡Saludos al Gurú!

Mi Señor es el Señor del universo, mi Gurú es el Gurú de los tres mundos. Mi Ser es el Ser de todos los seres. ¡Saludos al Gurú!

La raíz de la meditación es la forma del Gurú;

La raíz de la adoración son los pies del Gurú;

La raíz del mantra es la palabra del Gurú;

La raíz de la liberación es la gracia del Gurú.

El Gurú tiene principio y no tiene principio. Él es la Suprema divinidad. No hay nada más elevado que Él. ¡Saludos al Gurú!

El mérito obtenido por bañarse en aguas sagradas de los siete mares palidece si se compara con el beneficio que se obtiene  bebiendo incluso una milésima parte de una gota del agua que ha lavado los pies del Gurú.

Si Shiva se enfada el Gurú te protegerá, pero si el Gurú se enfada  nadie podrá salvarte. Por tanto, con todas tus fuerzas toma refugio en el Gurú.

El Gurú es en realidad el universo entero. Él abarca a Brahma, Vishnu, y Shiva en su Ser. No existe nada más elevado que el Gurú. Adora al Gurú con devoción.

Por la devoción al Gurú se obtiene el conocimiento y la realización. No hay nada más elevado que el Gurú. Los devotos del Gurú deberían meditar el Él.

No hay nada más elevado que el Gurú; los Vedas lo describen como “esto no, esto no”. Se debería adorar siempre al Gurú con la mente y la palabra.

Brahma, Vishnu y Shiva obtienen sus poderes de creación, preservación y destrucción por la gracia del Gurú, solo sirviéndole a Él.

Dioses, Kinnaras, Gandharvas, espíritus ancestrales, Charanas (seres de diferentes clases) e incluso los sabios no conocen la manera correcta de servir al Gurú.

Incluso aquellos con autodisciplina y fuerza constante, continuan enredados en la rueda del mundo como potes en la rueda de un alfarero, debido a su hinchado orgullo y presunción.

Incluso los dioses, Gandharvas, espíritus ancestrales, Yakshas, Kinnaras, y Siddhas no pueden alcanzar la liberación si no sirven al Gurú.

¡Oh Gran Diosa! Escucha. Meditando en el Gurú se obtiene toda felicidad y gozo, satisfacciones mundanas, y también la liberación.

Recuerdo a mi Gurú, quien es Para Brahman (la Realidad Sudprema),

hablo de mi Gurú, quien es Para Brahman,

me inclino ante mi Gurú, quien es Para Brahman,

adoro a mi Gurú, quien es Para Brahman.

Me postro ante el Sadgurú, la encarnación de la bienaventuranza del Absoluto, el que concede la más elevada felicidad. Él es el conocimiento en persona. Está más allá de la dualidad, la forma y el cielo, el objeto de afirmaciones vedánticas  como “Tú eres Eso”. Él es el Absoluto, es eterno, es puro, es inamovible, es el Testigo de todos los intelectos. Él está más allá de todos los bhavas (estados mentales) y de las tres gunas.

Me postro ante el Gurú, quien es el Absoluto, eterno y puro. Está más allá de la percepción, sin forma y ni  mancha alguna. Él es eternamente omnisciente, consciente, y bienaventurado.

Medita en divina forma del Gurú, quien está sentado en el trono del pericarpio del loto del corazón, quien brilla como la luna,  quien concede los deseos y abre el libro de la Conciencia.

Medita en la forma del Gurú, envuelto en blancas ropas, untado con pasta blanca, adornado con flores y perlas. Él irradia felicidad. La Divina Shakti está sentada en el muslo izquierdo del Dios de dos ojos. Su rostro está encendido con una encantadora sonrisa. Él es el océano de la gracia.

Siempre me postro ante el Gurú, quien es bienaventuranza encarnada, que otorga felicidad, cuyo rostro resplandece de alegría. Su naturaleza esencial es  conocimiento. Está consciente de su verdadero Ser. Es el Señor de los yoguis, es adorable, es el médico que cura la enfermedad del nacimiento y la muerte.

Me postro ante el Gurú, el autor de los cinco eternos procesos cósmicos : creación, preservación, destrucción, control y la concesión de la gracia.

Recuerda al Gurú y recita su nombre cada mañana. Este pacífico Dios de dos ojos y dos brazos está sentado en el loto blanco dentro del Sahasrar, causando la desaparición del miedo.

No hay nada más grande que el Gurú. Esta es la palabra de Shiva. Solo esto es beneficioso (servicio al Gurú). Esta es mi palabra.

Meditando en el Gurú de esta forma, se obtiene el conocimiento. Por la gracia del Sadgurú uno siente: “Estoy liberado”.

Purifica tu mente siguiendo el camino del Gurú. Desapégate de todas las cosas transitorias percibidas por la mente y los sentidos.

La naturaleza esencial de todo es el objeto del conocimiento mientras la mente es el sujeto. Realiza la identidad del sujeto y el objeto. No hay otro camino (a la liberación).

¡Oh Diosa Suprema! Aquel que habla mal del Gurú en lugar de escuchar todo esto, cae en el más espantoso infierno y se enraíza allí mientras el sol y la luna existan.

Continúa recordando al Gurú hasta el final del tiempo, tanto como dure tu cuerpo. Nunca olvides al Gurú, incluso teniendo la liberación.

Un discípulo sabio nunca debería hablar mal ni decir mentiras delante del Gurú.

Aquel que habla mal al Gurú, de manera insultante, renace como  demonio en una jungla sin agua.

¡Oh Parvati! El Gurú ofrece protección contra las maldiciones pronunciadas por sabios, hombres, e incluso dioses, y también del miedo a la muerte.

Ni los dioses ni los sabios pueden salvar a aquel que ha sido maldecido por el Gurú. Ese miserable pronto perece sin la más mínima sombra de duda.

¡Oh Diosa! Este es el rey de los mantras, estas dos sílabas “Gu” y “ru”. En palabras de los Vedas y los Smritis el Gurú es la Suprema Realidad personificada.

Un siervo del Gurú lleno de fe es un verdadero sannyasi, aunque pueda ser un ignorante de las escrituras. Todos los demás son solo pretenciosos, solo llevan las ropas de los sannyasis.

Igual que una lámpara enciende otra lámpara, de la misma forma el Gurú imparte la conciencia del Ser Absoluto, que es eterno, imperceptible, y sin forma ni atributo.

Percibe el Ser interno por la gracia del Gurú. Por este sendero del Gurú emerge el conocimiento en tu propio Ser.

Me postro ante el Gurú, quien abarca el universo entero, quien es el Ser Supremo penetrando todas las cosas y criaturas, movible e inamovible, desde Brahma hasta  una brizna de hierba.

Siempre me inclino ante el Gurú, que es  Existencia, Conciencia, y Bienaventuranza; que trasciende toda distinción y es  eterno,  perfecto, sin forma ni cualidades, estando establecido en su propio Ser.

El Gurú es más elevado que lo más elevado; se debería meditar en Él siempre. Eternamente concede bienaventuranza. Reside en el centro del corazón, brillando como un luminoso y puro cristal.

Así como la imagen de un cristal vista en un espejo, en el Ser está la bienaventuranza de la Conciencia, o la realización de “Yo Soy”.

Escucha, ahora te hablaré del estado interno que emerge en el corazón cuando se medita en el Purusha, del tamaño del pulgar, la Conciencia encarnada.

Oh Parvati, sabe esto, que el Absoluto está por naturaleza más allá de las palabras. No tiene nombre ni forma. Está más allá de la percepción y el entendimiento.

Como la fragancia de las flores y el alcanfor es natural para ellos, como el frío y el calor son fenómenos naturales, así es la Suprema Realidad, existe por siempre.

Después de convertirse en la Suprema Realidad, uno puede vivir en cualquier parte. Así como un gusano se transforma en abejorro a base de meditar en este último, de esta forma uno debería meditar en el Señor para convertirse en Él.

El mismo discípulo se vuelve divino a base de meditar en el Gurú. No hay duda que en “Pindam”, “Padam” y “Rupam” uno se libera.

Parvati dijo:

Oh Gran Señor, ¿qué es “pindam”, qué es “padam”, qué es “rupam” y “rupatitam”? Explícame esto, oh Shankara.

Sri Mahadev dijo:

“Pindam” es Kundalini Shakti; “padam” es “hamsa” (prana); sabe que “rupam” es la Perla Azul, y “rupatitam” (más allá de nombres y formas) es el Ser Puro.

Oh Hermosa, en “Pindam” están liberados, en “Padam” están liberados, en “Rupam” están liberados. Pero son aquellos que se liberan en “Rupatitam” los que indudablemente están liberados.

Experimenta el Ser Altísimo  por ti misma siendo una con todas las cosas. No hay nada más allá de Esto. Todo este mundo carece de base.

Después de obtener esta experiencia todos tus apegos y deseos desaparecen. Te vuelves solitario, tranquilo y firme, establecido (en el Ser) por la gracia del Gurú.

Todo lo que venga a ti,, ya sea poco o mucho e incluso nada, disfrútalo con una mente contenta y sin deseos.

Los sabios dicen que el estado de omnisciencia  es ese en el cual el alma encarnada se vuelve una con todas las cosas. Estando siempre con bienaventuranza y tranquilidad, un ser así se deleita (en su propio Ser) dondequiera que esté.

Puede vivir en cualquier parte, el lugar se vuelve sagrado. ¡Oh Diosa! Te ha descrito las características de un ser liberado.

¡Oh Diosa! Te he instruido: siguiendo el camino mostrado  por el Gurú, por la devoción al Gurú, y meditando en Él, uno se libera.

¡Oh Tú, Sabia! Ahora te hablaré de los trabajos que pueden realizarse (por el estudio y recitación del Guru Guita). ¡Oh Diosa! Los poderes obtenidos con esto no deberían usarse para fines egoístas, sino para el bien de los demás.

Los ignorantes, usando el Guru Guita para fines egoístas, se hunden en el océano mundano, mientras ninguna de las acciones de los iluminados les ata.

Escucha acerca de los frutos de leer y escuchar el Guru Guita con devoción, o de hacer una copia y dárselo a otro. Todo esto traerá un fruto.

¡Oh Diosa! Te he revelado la pura verdad contenida en el Guru Guita. Siempre deberías repetirlo para curar la enfermedad de la mundanalidad.

Cada letra del Guru Guita es un mantra supremo. Repítelo. Todos los demás mantras de diversos tipos no poseen ni una  dieciseisava parte de su poder.

Repitiendo el Guru Guita se obtienen innumerables beneficios, todos los pecados son destruidos, y todas las privaciones terminan.

El Guru Guita te libera del miedo a la muerte, y del miedo a los Yakshas, Rakshasas, fantasmas, ladrones y animales salvajes. Acaba con todas las desgracias.

Erradica todas las enfermedades y otorga riqueza y poderes tales como el poder de cautivar a los demás. Repítelo siempre.

Si lo repites sentada sobre una tela te vuelves pobre; sobre una piedra, aparecen enfermedades;  en el suelo te vuelves triste; sobre madera, el japa no da fruto.

Si lo repites sentada sobre la piel de un ciervo negro, obtienes conocimiento; sobre piel de tigre alcanzas la riqueza de la liberación; sobre hierba kusha obtienes conocimiento; sobre una manta de lana obtienes todos los dones.

¡Oh Diosa! El Guru Guita debería repetirse con concentración mientras te sientas sobre hierba kusha o durva cubierta con una manta blanca.

¡Oh Amada! Un asiento blanco es conveniente para obtener paz, uno rojo para para el poder de dominar a otros, uno negro para tener poder sobre espíritus malignos, y uno amarillo para obtener riqueza.

Repite el Guru Guita de cara al norte para obtener paz; de cara al este para cautivar a otros; de cara al sur para matar ( a un enemigo); de cara al oeste para adquirir riqueza.

Recitando el Guru Guita obtienes dominio sobre todas las criaturas y todos los mundos, te conviertes en el querido de los dioses y soberanos, y te liberas de toda atadura.

El Guru Guita concede el poder de paralizar (criaturas hostiles), alimenta y nutre las buenas cualidades, neutraliza las malas acciones, y hace que las buenas acciones fructifiquen.

Acaba tareas inacabadas, te libera del miedo a las malas influencias de los nueve planetas, acaba con las pesadillas, y hace que los buenos sueños se hagan realidad.

Siempre otorga paz en cualquier situación, concede un hijo a una mujer estéril, mantiene la felicidad de una esposa  asegurando que no se quedará viuda, y trae buena fortuna.

Concede longevidad, salud, riqueza, y poder, hijos y nietos. Si una viuda repite el Guru Guita sin deseos, obtiene la salvación.

Si ella lo repite con algún deseo, no se quedará viuda en su próxima vida. Destruye todas las miserias, miedos y obstáculos, y libera de las maldiciones.

Vence todos los obstáculos y concede el cumplimiento de los cuatro valores: rectitud, riqueza, placer y salvación. Cualquier deseo que el adorador albergue se satisaface definitivamente.

El Guru Guita es la vaca que satisface los deseos. Es el árbol que satisface los deseos y hace realidad todo lo que pueda ser imaginado. Es la piedra filosofal de los contemplativos. Siempre conduce al propio bienestar en cualquier modo.

quel que lo repite regularmente para obtener la liberación se libera. El que lo repite por deseo de placeres obtiene su deseo cumplido.

Ya sea un adorador de Shakti, del Sol, de Ganapati, de Vishnu, o de Shiva, el que repita el Guru Guita, obtendrá sin duda el cumplimiento de sus deseos.

¡Oh Hermosa! Ahora describiré los lugares donde el Guru Guita debería ser recitado por aquellos con deseos. En la orilla del mar, en una rivera, dentro de templos consagrados a Shiva o a Vishnu; o  Shakti, en establos de vacas, en todos los templos sagrados o ashrams, bajo un baniano o un  manzano, o en Vrindavan.

En cada lugar puro y limpio uno debería repetirlo regularmente en silencio con una mente tranquila.

Los deseos se cumplen repitiéndolo en suelo de cremación, en lugares terroríficos, cerca de un baniano o manzano, o cerca de un mango.Todas las buenas acciones como la iniciación, votos y penitencias, incluso de un loco, que es devoto del Gurú, traen fruto.

Un conocedor de la Verdad siempre se baña en las aguas del Guru Guita para lavar sus impurezas mundanas y se libera de los engaños del mundo.

El Gurú es el mejor entre los conocedores del Absoluto. Sin duda, allí donde Él viva, ese lugar se vuelve sagrado.

Allí donde el supremamente puro e inmaculado Gurú resida, de forma natural, esa región o morada llega a ser habitada por huestes de dioses.

Recita el Guru Guita hagas lo que hagas, ya sea sentada o leyendo, moviéndote o estando quieta, montando un caballo o elefante, dormida o despierta.

Aquel que recita el Guru Guita es santo y sabio, y solo por mirarle no tendrás que renacer de nuevo.

Así como el agua se funde en el océano, la leche en la leche, el aceite en el aceite, el espacio dentro de un pote roto en el espacio externo, de la mima forma, el alma individual se funde en el Ser Universal.

De la misma manera,  la individualidad de una persona sabia se funde en Dios. Aquel que ha realizado esta unidad se revela en el Ser, día y noche, dondequiera que esté.

De esta manera, un ser sabio siempre mora en la suprema libertad. El que sirve a Dios con todo su corazón y profunda devoción,

se libera de toda duda y es liberado. Tanto las satisfacciones mundanas como la liberación son suyas. Oh Parvati, Saraswati (la Diosa del lenguaje y el aprendizaje) mora en la punta de su lengua.

Sin duda todos los que repitan el Guru Guita obtendrán todos los poderes, placeres, riqueza y liberación.

Oh Hermosa, todo lo que he dicho es verdadera religión, verdadero conocimiento. Es verdad, absolutamente verdad. No hay nada como el Guru Guita.

Un Dios, una religión, y una fe es la más elevada austeridad. No existe nada más elevado que el Gurú. Ninguna verdad es más importante que el Gurú.

Bendita es la madre (de un devoto del Gurú); bendito es el padre; bendita es su familia; benditos, de hecho, son sus antepasados. Bendita es la tierra, oh Diosa, que él pisa, pues la devoción al Gurú es muy rara.

No hay duda, oh Diosa, que el Gurú es el cuerpo, los sentidos, el prana, la más preciada riqueza, todos los seres queridos y cercanos, y todos los hermanos. Él es el padre, la madre, toda la familia, de hecho.

¡Oh Diosa! Todas las repeticiones de mantras, ayunos, austeridades, y otras disciplinas espirituales practicadas durante eones, o durante millones de nacimientos, dan fruto en el momento en que el Gurú está complacido.

¡Oh Hermosa! Es verdad, absolutamente verdad, que aquellos que no sirven al Gurú son desgraciados, incluso con sus conocimientos, su poder ganado a través de austeridades, y su fuerza.

Brahma, Vishnu, Shiva, seres divinos, antepasados, Kinnaras, Siddhas, Yakshas, Charanas, y otros sabios (alcanzaron sus respectivos estados solo por la devoción al Gurú.)

La devoción al Gurú es la más sagrada peregrinación; cualquier otra peregrinación es insignificante. Oh Diosa, todos los centros de peregrinación, de hecho, están en los pies del Gurú, caben incluso en uno de sus dedos.

Abandonando toda acción errónea y lugares de baja vibración, el que recita el Guru Guita obtienes éxito e interminables beneficios.

Hacer japa en una postura inapropiada y las acciones triviales dan un fruto pobre. Mientras haces un viaje o enfrentas el peligro del enemigo en una batalla,

un devoto del Gurú obtiene la victoria repitiendo el Guru Guita. Obtiene la salvación si lo recita en el momento de la muerte. Todo  su trabajo, cualquiera que sea, se realiza.

No desveles el misterio que te he revelado. Esfuérzate por mantenerlo en secreto, oh Tú, querida mía.

No pienses ni siquiera en enseñarlo ni a Swami Kartikeya, Ganesha, Vishnu, o cualquiera de mis asistentes.Lo digo de verdad, lo digo de verdad.

Revélalo solo a aquel cuya mente esté madura y llena de reverencia y devoción. Oh Amada, Tú eres mi propio Ser.

Nunca pienses en enseñar el Guru Guita a alguien sin devoción, a un farsante , a un degenerado, a un hipócrita, o a un ateo.

 

Así termina el Guru Guita, el cual tuvo lugar durante el diálogo entre Shiva y Parvati en la  última porción del Skanda Purana.