ENTREVISTA CON LEONARD ORR

"REBIRTHING"


Del Libro "RESPIRACIÓN Y ESPÍRITU: Respiración Conciente como Técnica de Sanación"  de GUNNEL MINETT

UNA ENTREVISTA CON LEONARD ORR, CREADOR DEL REBIRTHING

 

Concluiremos nuestra revisión acerca del poder de la res­piración con algunas explicaciones del hombre que descubrió este poder a través de su experiencia personal, y en conse cuencia desarrolló la técnica de Rebirthing. Es el extracto de una entrevista con Leonard Orr, realizada por la autora, en mayo de 1989.

 

GUNNEL: ¿De dónde tomaste la idea original para el Rebirthing? ¿Cómo comenzó?

LEONARD: Las ideas sobre Rebirthing llegaron como resultado de mi evolución personal. Mi primera experiencia de Rebirthing ocurrió en 1962. Estaba tomando un baño y sentí que no podía salir de la bañera. No tenía fuerza su­ficiente para salir del agua. Por supuesto que recién años después comencé a entender lo que había ocurrido. Entre 1962 y 1968 viví muchas «experiencias de bañera» como esa. En 1968, mientras estaba dentro de la bañera, co­mencé a tener recuerdos vívidos del momento de mi naci­miento. Por supuesto, entre 1965 y 1967 fui aclarando mi «impulso de muerte» («Impulso de muerte» es un concepto especial introducido por Leonard Orr. Está explicado en el Capítulo 10). Esto me proporcionó un lugar totalmente a salvo en mi mente, y me sentí seguro en el universo físico. Tal seguridad me permitió recordar conscientemente mi nacimiento, en varias oportunidades.

La energía inmortal siempre fue la base de la energía de Rebirthing. No es ningún secreto el hecho de que los renacedores (rebirthers) que en verdad han aclarado su impulso de muerte y el trauma de su nacimiento, brindan a sus consultantes un beneficio totalmente diferente en comparación al que ofrecen aquellos renacedores que sólo son técnicos de la respiración. En cierto sentido, los guías más expertos en ejercicios respiratorios no tienen la mis­ma profundidad para intuir, si no han aclarado su ciclo nacimiento-muerte, o por lo menos una parte significati­va de él. Pero probablemente, desenvolver el propio «caso», para llegar a ser una expresión pura del espíritu, puede insumir 50 ó 100 años.

El siguiente paso fue ofrecer un seminario en 1974, donde describí mis experiencias acerca del recuerdo del momento del nacimiento. Los que estaban presentes dije ron que ellos también querían pasar por experiencias de ese tipo. Les sugerí que se metieran en la bañera y se quedaran allí hasta que sintieran que debían salir. O que se quedaran durante por lo menos media hora, o más de una hora. En la mente existe una barrera psicológica -una barrera natural- que nos impide llegar demasiado lejos dentro de nosotros mismos. Cuando las personas se relajan y atraviesan esa barrera, llegan a una compren­sión fantástica de sí mismos. Los del seminario vivieron experiencias dramáticas y poderosas; llegaron a pedirme que estuviera presente cuando esto ocurría. De allí pro­viene la idea de un rebirther. Después de observar a una o dos personas, se me ocurrió la idea de usar un snorkel y una pinza para la nariz, en una bañera con agua caliente, que fuera bastante grande para que otras dos personas pudieran estar en el agua al mismo tiempo.

Así es como realmente comenzó el Rebirthing. Mien­tras conducía varios cientos de experiencias de Rebirthirig, me di cuenta de que las personas pasaban por una trans­formación del mecanismo de respiración; a esto lo llamé «curar la respiración». Me pregunté si seria posible guiar a las personas hasta que llegaran al ritmo respiratorio que yo veía aparecer espontáneamente durante las experien­cias. Hice algunos intentos, y encontré que sí era posible.

 

GUNNEL: ¿Cuáles son las mejores condiciones para una sesión de Rebirthing? ¿Se necesita un equipo especial o se puede hacer en cualquier parte y con cualquier persona?

LEONARD: Las mejores condiciones consisten en un espacio pri­vado y a solas con un guía. En algunos casos, es una buena idea integrar equipos de tres: un rebirther, un asis tente y alguien que respira. No debe haber demasiado rui­do, para que el rebirther pueda escuchar el ritmo respira­torio de la persona y guiarla durante una hora o dos, o el tiempo que le lleve completar el ciclo de la energía. Rebirthing se realiza acostado, para que la persona esté completamente relajada y pueda dedicarse al ritmo respi­ratorio. Una sesión es un ciclo completo de la energía. El tiempo que lleve la sesión está determinado por la energía misma. La persona va hacia dentro de sí misma. La ener­gía se mueve tanto en el cuerpo como en la mente. Las concentraciones de energía negativa se van disolviendo, y esto responde tanto a un fundamento emocional como a un fundamento fisiológico.

Las sensaciones físicas que experimentan pueden va­riar mucho, y lo mismo ocurre con las experiencias men­tales y espirituales. Al comienzo de la práctica, los ciclos de energía son más físicos. Pero generalizar es difícil, ya que, en apariencia, las experiencias interiores de las per­sonas pueden ser muy diferentes. Pero si se observan ob­jetivamente desde el exterior, hay mayor acción fisiológica en las primeras cinco o seis sesiones, aunque interior­mente puede ocurrir lo opuesto. En ocasiones, experimen­tan sensaciones fisiológicas que despiertan miedos y gran preocupación en su mente racional; así, casi no pueden observar los fenómenos fisiológicos por los que van atra­vesando.

Usualmente, me «renazco» a mí mismo dos veces por día, en agua, en mi bañera. Esto requiere entre media hora y una hora, a veces más; lo hago dos veces por día, para meditar y respirar. Siento que, al participar en el mundo, la energía negativa se concentra especialmente en mi plexo solar. En estos baños, se disuelven muchas capas de energía. Puede ocurrir que sienta concentracio­nes de energía negativa alrededor de mi cabeza, en mi garganta, en mis tobillos o en otras partes de mi cuerpo. Después de meditar en la bañera durante media hora, o quizás más, siento que puedo dejarme ir y que mi cuerpo está relajado. Cuando salgo del baño siento que mi cuer­po está limpio y claro. Siento que mi cuerpo energético está limpio y equilibrado, y que me brinda una experien­cia de éxtasis y paz. Hasta que voy a un negocio o a algún otro lado y comienzo a recolectar energía otra vez. De modo que si me puedo mantener alejado de otras personas, mi cuerpo de energía está limpio durante todo el día, excepto en lo que se refiere al ciclo evolutivo natural que está ocu­rriendo. A lo largo del día, nuestra energía cambia, con independencia de lo que absorbemos. Me baño diariamente dos veces, para restablecer mi equilibrio.

El ciclo de energía es en realidad la base de Rebirthing. El principal objetivo es aprender cómo respirar tanto ener­gía como aire. El segundo objetivo es aprender a respirar en el agua, o a limpiar y equilibrar a diario el cuerpo ener­gético, con agua y con aire. Cuando las personas han aprendido a hacerlo, ya tienen un instrumento práctico muy potente que pueden usar para hacer que sus vidas cotidianas estén plenas de éxtasis.

 

GUNNEL: ¿Es cierto que hacer Rebirthing a solas, o hacer Rebirthing, no es para nada seguro? ¿Puede ser peligro­so?

LEONARD: En lo que se refiere a la respiración, Rebirthing siem­pre es seguro. La respiración es totalmente segura. La mente no es segura, y todo el tema de la seguridad nos lleva a la idea de la inmortalidad física. Mientras una per­sona crea que la muerte, la muerte física, puede ocurrirle sin el control de ella, que la muerte física es inevitable y está más allá de su control, jamás estará a salvo, haga lo que hiciere. Cuando uno se libera de esa idea y se siente tan seguro en el universo como dentro de su propia mente y en la presencia de Dios, nada hay que no sea seguro. Todo es seguro. De modo que la inseguridad es creada por la mente. Cuando una persona comienza a entender su propia mente, ya no tiene que preocuparse por ella. Rebirthing es tan seguro como lo sea la mente de una per­sona. Esté o no respirando, una persona tiene que vivir en su propia mente. Si una persona no se siente segura, es­tará tan insegura cuando hace Rebirthing como cuando no lo hace.

 

GUNNEL: ¿Cuál es la parte más importante de la respiración en Rebirthing? ¿El ritmo? ¿El tiempo que dura la respiración? ¿Qué es?

LEONARD: La parte más importante es fundir la inhalación con la exhalación. Cuando la inhalación queda fusionada con la exhalación uno experimenta, en el nivel fisiológico, la unidad del ser. En una respiración estás experimentado la fusión del espíritu en la materia. Yo lo llamo la expe­riencia biológica de Dios.

 

GUNNEL: ¿Es esto algo que Ud. desarrolló o está basado en an­tiguas ideas orientales?

LEONARD: No, yo lo aprendí en las primeras sesiones de Rebirthing, observando cómo se modificaba el mecanismo respiratorio de las personas. Lo llamé «aprender a respi rar a partir de la respiración misma». En cierto punto del proceso, aprender a respirar a partir de la respiración misma, para algunas personas es una realización inter­na. Al comienzo, esta no fue una experiencia inducida. Fue algo espontáneo. Cuando vi lo que ocurría, me pre­gunté a mí mismo si podría inducir esta experiencia, guian­do el ritmo respiratorio de la persona hacia el ritmo que vi emerger espontáneamente. Pero cuando guié el ritmo res­piratorio de una persona hacia la experiencia de aprender de la respiración misma, fundiendo la respiración interna con la respiración externa, la persona no llegó a percibir lo que ocurría. Es decir, no podía aprender ese ritmo res­piratorio en dos o tres sesiones. Sin embargo, un alto por­centaje de personas sí aprendió ese ritmo respiratorio. Aprendieron cuál es la conexión entre la respiración in­terna y la externa, con frecuencia en un período de entre cinco a quince sesiones. Allí hay un punto en el que una persona comprende que ella es tanto la energía de su res­piración como el aire. Cuando esto se integra en la mente y en el alma individual, ya han aprendido a respirar. Esto es lo que queremos decir con respiración consciente. Es hacer conscientemente la conexión del ritmo respiratorio. Fusionar la inhalación y la exhalación: esa es la técnica, pero el poder del espíritu de la técnica es conocer, de for­ma intuitiva, que estás respirando tanto energía como aire.  

 

GUNNEL:En elpranayama se pone énfasis en la pausa entre la inhalación y la exhalación. ¿En Rebirthing sucede lo con­trario?

LEONARD: La respiración conectada es la forma natural de res­pirar el espíritu dentro del cuerpo. Así es como respiran los recién nacidos. Las personas respiran así cuando duer men profundamente. Esto no significa que hacer ejerci­cios diferentes no tenga valor. Yo, por ejemplo, creo en la respiración nasal alterna. Esto es, inhalar a través de una narina, y exhalar a través de la otra, de manera alterna­da. Este ejercicio en especial limpia el pasaje que va desde las narinas hasta el sistema nervioso. Cuando esos pasa­jes están limpios, la energía se integra en el cuerpo, de un modo tal que cura todos los órganos y los mantiene en buen estado.

 

GUNNEL: ¿Cómo guía a las personas durante la sesión? ¿Usa solamente su intuición o emplea también la técnica mis­ma?

LEONARD: Las personas están construidas de forma tal que, si uno utiliza sólo la técnica de fundir la inhalación y la ex­halación, la experiencia se irá dando de forma más espon tánea. La habilidad de un buen rebirther está determina­da por la intuición que tiene para poder ver, oír y sentir la energía que se va fundiendo en el aire. No es posible en­trenar a las personas para que intuyan. Sólo se les puede proveer un ambiente en el cual desarrollar su intuición. Es posible observar que una persona desarrolla la habili­dad para intuir, pero no hay modo de forzarla a hacerlo. 

GUNNEL: ¿Existe alguna diferencia entre usar agua fría, agua caliente o hacer una sesión seca? ¿En qué consiste? LEONARD: Hay una gran diferencia. El agua tibia estimula los recuerdos intrauterinos y experiencias psicoanalíticas y psicofisiológicas profundas. Induce un estado de relaja­ción muy profunda. Todo el cuerpo fisico se formó en un medio de agua tibia, en el útero. De esta forma, nuestra estructura emocional básica se formó en el agua caliente. El nacimiento es la primera experiencia de frío. Rebirthing en agua fría tiene la tendencia a disolver nuestro trauma respecto de la temperatura, o de otras experiencias displacenteras, cuando salimos del mundo cálido y entra­mos en el mundo frío. Rebirthing en agua fría hace Ro lfing con la energía del cuerpo. (Rolfing es un estilo de masaje de los tejidos profundos, desarrollado por Ida Rolf y usado para evocar emociones, mediante el contacto fisico). Rolfing es una manera de estimular y contactar el dolor que se almacenó en el organismo psicofisiológico. Los más pro­fundos niveles de dolor del organismo humano pueden ser estimulados y trabajados mediante Rebirthíng en agua fría. La técnica básica de Rebirthing en agua fría es entrar en ella centímetro a centímetro, e integrar las sensacio­nes a medida que se va avanzando. Se puede demorar entre media hora y una hora, para entrar en el agua. El agua puede estar a cualquier temperatura, mientras se trate de entrar en agua fría, y no en hielo. Pero la tempe­ratura del aire no debe estar por debajo del nivel de con­gelación, porque uno puede morir congelado. Cuanto más confortable sea la temperatura del aire, mucho mejor. Pre­fiero hacer esto a mediodía, cuando hay mucho sol y cielo azul. La brillante luz del sol permite integrar el dolor y la incomodidad y estimula una rápida liberación de los blo­queos. Pero hice Rebirthing en agua fría en medio de tor­mentas de lluvia, cuando los que asistían tenían que usar paraguas.

 

GUNNEL: ¿Por que es tan efectivo el Rebirthing ? ¿En qué forma afecta al cuerpo?

LEONARD: El significado último de esta pregunta sería ¿por qué respiran los seres humanos? Los humanos respiran para inhalar oxígeno de manera fisiológica y para liberar mate­ria residual. En los hechos, la respiración es el máximo sistema excretor que tiene el cuerpo. El que le sigue, en orden de importancia, es el sudor; orinar y defecar vienen al final en la lista de prioridades para la liberación de los residuos del cuerpo. Cuando se está respirando con el ritmo conectado, se produce en el cuerpo un efluvio de energía que lo nutre y lo purifica de manera efectiva, en un nivel óptimo.