YOGANANDA 
 

EL ROMANCE DIVINO


Una Nueva Visión del Origen y la Naturaleza del Cosmos

 

Primer templo de Self-Realization Fellowship

Encinitas, California, 29 de Septiembre de 1940*.

 

Hoy explicaré el origen y la naturaleza de la creación cósmica desde un nuevo punto de vista. La imagen que os voy a dar es diferente de la que encontraréis en cualquier libro. Es una imagen que viene a mí desde el infinito mientras os hablo.

 

Todo conocimiento debe ser aprendido mediante cada rama de la ciencia y el arte, incluyendo el misterio de los átomos y la historia del universo y los seres humanos; pero ese conocimiento ya existe en el éter, en forma de vibración de la verdad. Esas vibraciones están alrededor nuestro y hay un modo de contactar directamente con ellas, mediante el omnisciente poder intuitivo del alma. Para descubrir cualquier verdad, tan solo debemos volver nuestra conciencia hacia el alma, cuya omnisciencia es una con Dios. Cuando aquellos que son receptivos oyen a alguien decir la verdad, les parece totalmente familiar. Su primera reacción es ‘Yo pensaba eso mismo’. La mente simplemente ha reconocido una verdad que el alma ya conocía intuitivamente.

 

De esa fuente provienen todas las conferencias que doy. Si tuviese que reunir ideas y datos para mis charlas no sabría como hacerlo. Leo muy poco, porque no es necesario. Cuando echo un vistazo a unas pocas páginas, sé a través de sus vibraciones las verdades que contiene el libro**.

 

Grandes almas que revelan a la humanidad profundas verdades espirituales, reciben su conocimiento a través de la conexión directa con las vibraciones de esas verdades. También vibrando en el éter se encuentran los conceptos de cada invento que el hombre ha creado o creará en el futuro. Cuando la concentración de un inventor es correcta, puede recibir intuitivamente la vibración de la idea para la creación de su invento. Los que descubren esas ideas dirán que han inventado esto o aquello, pero realmente no han descubierto nada. Ellos únicamente han destapado lo que ya estaba allí: el boceto oculto en el éter***.

 

El Principio del Sueño Cósmico

 

Para crear un dibujo mental de como era todo cuando Dios transformó el universo en materia, imagina que estás durmiendo y sueñas reposadamente en un vasto espacio. Dondequiera que miras, ves espacio infinito; nada más. Lo sientes como una infinita, feliz paz, regida por una inteligencia omnisciente. Así era cuando la Inteligencia suprema empezó a decir: ‘He permanecido así durante mucho tiempo; sólo, en paz, absorto en mi propia felicidad, conciencia y sabiduría. Pero ahora voy a soñar un cosmos.’ Entonces, esa inteligencia divina, que es el Espíritu, comenzó a crear, convirtiendo Sus ideas en materia. Dividió su conciencia, diferenciando su poder de su naturaleza absoluta. Así, su conciencia se dividió en su naturaleza no manifiesta - el Espíritu- y su naturaleza manifiesta - la energía cósmica -, consistente en números infinitos de diferentes percepciones vibratorias o procesos de su pensamiento.

 

                                                                                                                                                      Sabemos como trabaja el pensamiento. Cuando pensamos en un caballo no vemos el objeto de nuestro pensamiento; pero si soñamos con un caballo veremos su imagen, ya que nuestro pensamiento está mucho más condensado. Y cuando vemos a un caballo con nuestros propios ojos, nuestro pensamiento está aún más condensado; conectado con las mayores vibraciones del pensamiento de dios, aquellas que se manifiestan en formas tangibles.

 

            Tan pronto como el Espíritu inició su sueño consciente, dividiendo su inteligencia, su poder de pensamiento en muchas otras cosas, la ley de la dualidad o maya pasó a formar parte de la creación. Cuando, mediante la creación de la dualidad, la conciencia del Espíritu se separó, una porción de esa conciencia se marchó del Espíritu como una fuerza inteligente activa, que empezó a expresar su poder. Tenemos muchos ejemplos de esto en la naturaleza. Cuando una semilla de arce se planta en un suelo fértil, germina y crece hasta convertirse en un enorme árbol. Cuando la semilla de la conciencia de Dios fue plantada en el campo de la actividad mediante su voluntad, brotó una vasta creación.

 

Pero debemos recordar que Dios está soñando todo esto; que la creación cósmica no es más que la condensación de un sueño de los pensamientos de Dios. La primera separación del Espíritu fue la manifestación del pensamiento puro. Después, proyectada fuera de la semilla de su conciencia, llegó la luz, la luz cósmica. Conciencia y luz son lo mismo, excepto que la luz es de mayor intensidad. El pensamiento de la luz es más sutil que el sueño de la luz, de la misma manera que el pensamiento del fuego es un mero concepto mental pero el sueño de un fuego es una imagen perceptible.

 

Después de que Dios pusiera luz en la existencia del sueño, contempló lo que había creado. ‘Bueno’ pensó, ‘Esto no es exactamente lo que yo quería, tan solo luz por todo el espacio cósmico. Debería de haber algo más tangible.’ De modo que dio más poder a la luz de su sueño para crear formas definidas. Así, la luz del sueño de Dios empezó a expandirse sobre el territorio espacial del universo. Esta luz es el tejido de toda la creación, la cual empezó a ser concebida por Dios como un sistema específico: la más sutil luz de la fuerza vital, a la que llamó vitatrón. Convirtió a la condensación de estos vitatrones en la luz atómica de los protones y los electrones. Dios dio a estos protones y electrones una fuerza adicional mediante la cual se ordenaron en átomos y moléculas. Con un pensamiento aún más fuerte hizo que los átomos y las moléculas se condensaran en gases, calor, líquidos y sólidos. Las nebulosas o gases fueron los primeros. Entonces El empezó a soñar sobre estas nebulosas una gran fuerza y deseó ‘Que estos gases se condensen y produzcan calor, líquidos y sólidos’ Y de acuerdo con la idea de sueño, así fue. Dios creó un proceso de maya o ilusión, mediante el cual, el agua, el fuego, el aire y la tierra parecerían diferentes, aunque en realidad no existiría tal diferencia, excepto en los pensamientos del sueño de su conciencia. Entonces Dios dijo, ‘Empecemos a disfrutar Mi creación de ensueño.’

 

La Evolución de la Inteligencia

 

Dios no quiso hacer de la materia algo diferente de El mismo, así que le insufló una inteligencia que, mediante el proceso evolutivo, se despertaría gradualmente y sería consciente de que la materia y la mente - las vibraciones de la idea de Dios- son una misma. La primera expresión de esta innata inteligencia en la creación material es la primera puerta a través de la cual la materia pasa del engaño o maya a la libertad de la conciencia de Dios otra vez.

 

De los residuos que se formaron en el mar, las criaturas vivientes aparecieron en el agua y, gradualmente, adquirieron la capacidad de vivir en la tierra. Lo que parecía materia inerte empezó a tomar forma viviente. Las formas de vida más débiles estaban indefensas ante las más agresivas y fuertes y, a través de la lucha por la supervivencia, el proceso evolutivo resultó en formas de vida más eficientes. La ‘supervivencia de los más aptos’ nos parece una ley terrible, pero a la larga no lo es. Los animales que se matan entre ellos son diferentes manifestaciones del pensamiento divino. Mientras permanecen en esas formas no entienden que son proyecciones de su mente. Pero cuando el pez pequeño muere a manos del pez grande, su forma de sueño se disuelve en la conciencia de Dios, y la individualizada conciencia de Dios, y la individualizada chispa de dios en él, se reencarna en otra forma de vida de un valor más alto en la escala de la evolución que su existencia previa como pez, dando al alma un potencial de expresión más grande.

 

La muerte es el proceso mediante el cual la materia del sueño cambia en la conciencia de Dios, liberando el alma para el siguiente paso en el progresivo retorno hacia Dios. Así, la muerte es una parte del proceso de salvación. El ciclo ascendente del desarrollo de la inteligencia en instrumentos de expresión potencialmente más eficientes continúa hasta que alcanza la forma suprema en el hombre. Sólo un ser humano posee la habilidad innata de expresar su divinidad y puede ser consciente de la existencia de Dios y trascender así su sueño de maya*.

 

 

La Reencarnación Es una Serie de Sueños Dentro de un Sueño

 

Cuando piensas que este mundo está lleno de muertes y que también tú debes abandonar tu cuerpo, el plan de Dios parece muy cruel. No puedes imaginar que El está lleno de misericordia. Pero cuando miras a la muerte con el ojo de la sabiduría ves que, al fin y al cabo, todo es un pensamiento de dios pasando a través de una pesadilla hacia la feliz libertad otra vez. Santo y pecador reciben la libertad al morir, a un mayor o menor grado de acuerdo con sus acciones. En el mundo astral del Señor** - el lugar al cual van las almas después de la muerte- disfrutan de una libertad sin parangón en el mundo terrenal. Así que no os preocupéis

por la persona que está muriendo, ya que en seguida se verá liberada. Una vez ha pasado esa ilusión, ve que la muerte no era tan mala al fin y al cabo. Se da cuenta de que su mortalidad fue solo un sueño y se alegra de que ahora ningún fuego puede quemarle, ni hay inundación que pueda ahogarle. Está libre y seguro.***

 

Pero tal es la ilusión de deseo por lo material que después de un tiempo libre del cuerpo, el alma quiere volver a la tierra. Aún sabiendo que el cuerpo está sujeto a enfermedades y problemas, los engañosos deseos de las experiencias terrenales velan ese conocimiento y tientan a su conciencia. Así, después de un tiempo predeterminado kármicamente en el mundo astral, el alma renace en la tierra. Cuando llega la muerte vuelve al mundo astral y esto se repite hasta que el alma no está deseosa de una vida en la tierra. Nacimiento y muerte son puertas a través de las cuales pasas de un sueño a otro. Todo lo que estás haciendo es ir hacia adelante y hacia atrás entre este tosco mundo de ensueño y el sutil sueño del mundo astral; entre esos dos salones de pesadillas y placeres. Así, la reencarnación no es más que una serie de sueños dentro de un sueño: los sueños individuales del hombre dentro del gran sueño de Dios.

 

Alguien nace en la tierra, en Francia, bajo la forma de un poderoso rey, gobierna por un tiempo, más tarde, muere. Puede ser que renazca en la India y medite en la selva. Tal vez renazca en América como un ejecutivo de éxito; y, cuando muera otra vez, se reencarnará tal vez en el Tíbet, como un devoto de Buda y pasará su vida en un lamasterio. Así entonces, no odies a nadie y no te ates a ninguna nacionalidad, ya que a veces eres hindú, francés, inglés, americano o tibetano. No hay ninguna diferencia. Cada existencia es un sueño dentro de un sueño. ¿Estarás continuamente yendo a través de todas las ilusiones y dificultades que crean? Cada nación cree que sus ideas son las correctas y sus costumbres son las mejores. ¿Vas a seguir con este engaño? Yo no. Aunque la sabiduría es suprema, la reencarnación es una experiencia problemática. Uno debería evitar una reencarnación forzada, porque es la dolorosa continuación de un sueño engañoso. ¿Durante cuanto tiempo vas a estar pasando entre la vida y la muerte? Hasta que seas consciente de la naturaleza de ensueño de la creación y despiertes en Dios desde sus pesadillas.

 

La Vida es un Sueño Indigno de Nuestras Lágrimas

 

Cuanto más veo la vida más me parece un sueño. He encontrado la mayor confianza en esta filosofía que os estoy entregando. Daos cuenta de que vivís únicamente por la gracia de Dios. Si El decidiera olvidar su pensamiento, la manifestación física dejaría de existir. El mundo es un lugar de ensueño y todos estamos soñando aquí. Esta vida no es real; lloráis y reís en el mayor de los engaños y no vale la pena derramar vuestras lágrimas. Tomar como real nuestra experiencia en la tierra es como hacer una invitación a la indecible miseria. Identificando nuestra conciencia con este mundo nos hace verlo como un lugar de sufrimiento. ¿Qué va a liberarnos del sufrimiento? ¿El dinero? Nada material lo puede hacer. El conocimiento de Dios y el ser consciente de que somos uno con El para siempre es el único camino hacia la libertad. Recuerda esto siempre. Dios sería muy cruel si el mundo fuese real. Pero El sabe que cuando hemos pasado suficientes veces a través del horno de la muerte, debemos despertarnos y vencer la ilusión: debemos darnos cuenta  de que la tierra es un sueño y no reencarnarnos más. En el Bhagavad Gita Dios habla a través de Krishna, prometiendo esto: ‘Mis nobles devotos, habéis obtenido el mayor éxito al haberme descubierto - al Espíritu -; no habrá más reencarnaciones para vosotros en este lugar de dolor y transitoriedad.’*

 

Supongamos que un hombre es alcanzado por una bomba y muere instantáneamente. En el campo de batalla él estaba lleno de temor; pero tras morir se da cuenta felizmente de que está libre de temor y también de la tumba de su cuerpo. Uno no debe pasar por una experiencia penosa para alcanzar este conocimiento. Es mejor adquirir sabiduría a través del esfuerzo espiritual. Y si tenemos que superar pruebas, debemos de hacerlo con la actitud correcta. Pensad por lo que pasó Jesús como un ejemplo: Fue crucificado y tuvo que pasar por una pesadilla de sufrimiento. Antes de su crucifixión dijo: ‘Destruid este templo y en tres días lo levantaré de nuevo.’** El sabía que su cuerpo, los clavos con los que estaba sujeto a la cruz y el proceso en sí no eran sino sueños. Al ser consciente de esto, él sabía que podía recrear la vida en su cuerpo otra vez. ¿No es una maravillosa forma de ver el engaño de la vida y la muerte? Es la única forma. Krishna empezó su revelador discurso hacia Arjuna en el Bhagavad Gita con una exhortación para recordar la transitoria naturaleza de la materia y la eterna naturaleza de lo que fluye en su interior.

 

Soñamos Nuestras Propias Limitaciones

 

La vida te enseña a creer que es real. Sientes que necesitas comer y dormir cada día, que morirás si no lo haces. Tus hábitos te obligan a comer todo tipo de alimentos que son perjudiciales para ti, como la carne, y a fumar y a beber, y a pensar que no puedes mantener tu ritmo de vida sin estas cosas. Estamos soñando diferentes limitaciones en nuestra conciencia, y cuando caemos en el camino de un sueño de mala conducta, pasamos un duro período para salir de él. Piensa cuanto tiempo y esfuerzo  malgastas en abastecer a tu cuerpo. ¿Y qué es lo que te da él? ¿Sabías que cuanto más te preocupes por tu cuerpo más vas a sufrir? Si te identificas demasiado con esta forma de ensueño, te verás desesperadamente inmerso en el engaño.

 

Tan pronto como atribuyas a la realidad los sueños con los cuales Dios creó todas las cosas, esa realidad-sueño empezará a castigarte con penalidades de ensueño. Pero cuando te des cuenta de que Dios lo es todo en el universo, ya nada puede dañarte. Si eres consciente de que tanto el cuerpo como el agua son sueños de Dios, podrás andar por el agua como hizo Jesús; no habrá más diferencias entre sólidos y líquidos, o cualquier otra forma de materia. Pero tú debes percibirlo; tal poder no viene a ti por solo imaginarlo.

 

Hay casos en la India donde algunas personas han caminado sobre el fuego sin recibir daño alguno. Algunos de los principales científicos de Inglaterra observaron a un joven chico que caminó sobre nueve metros de llamas. Un periodista allí presente creyó que se trataba de un truco; intentó hacer lo mismo y acabó gravemente herido.

 

El chico, mediante determinados procesos de la mente, se convenció de que el fuego no era más que conciencia, y por lo tanto no podía dañar su cuerpo, que también era producto de la conciencia.

 

Cuando creas que el clima frío no puede dañarte, no te afectará. Pero si sientes que cogerás un resfriado, lo cogerás. El hecho es que no practicas el control mental. Mediante el control de tu mente puedes experimentar la verdad de que este universo es una ilusión. Es por eso que los santos requieren a sus discípulos que disciplinen su cuerpo y no le den demasiada importancia. El propósito es salvar al discípulo de los problemas que le acosarán si cree que la comodidad proviene de lo material. La comodidad proviene de la mente. Cambia tu actitud mental y no sentirás incomodidad.

 

Es mejor simplificar la vida. He visto santos en la India que apenas comen y viven bajo las condiciones de vida más rigurosas; pero tienen cuerpos extraordinariamente fuertes, mucho mejores que los de la mayoría de bien-alimentados y bien-cuidados americanos. Ellos han entrenado sus mentes para no depender de lo externo para su salud y contento.

 

El mundo entrena nuestras mentes de otra manera. Nos acostumbra a demasiadas cosas y después creemos que no podemos ser felices sin ellas. Haz más simple tu vida. Y simplificad también la de vuestros hijos. Si no lo hacéis, la experiencia de la vida les enseñará a través de la amarga desilusión.

 

Self-Realization es una filosofía de la vida: meditar correctamente, pensar correctamente y vivir correctamente. Mostrad esta filosofía a vuestros hijos. No les miméis ni les deis mal ejemplo; dadles una buena educación. ¿Por qué atarles al engaño? Dadles verdadera libertad manteniendo sus vidas simples y cultivando en ellos paz y felicidad interior. Haz lo mismo contigo mismo. No te ates a nada. Esta filosofía te salvará. Si estoy sentado en una silla y se rompe no voy a preocuparme por la silla rota, me sentaré en otra. Dá lo mismo.

 

Cuando estás vinculado a algo, esa posesividad hace más profundo el engaño. Te despertarás sacudido violentamente y verás que nada te pertenece. ¿No es estúpido, entonces, atarte a cosas que nunca han sido tuyas? Tu actitud debiera ser la de cuidar estas cosas por un tiempo, como una ama de llaves que vive en la casa de su patrón y, con devoción, lealmente, cuida de ella, pero sabe que su hogar está en otra parte.

 

No Te Tomes la Vida Demasiado en Serio

 

Este mundo es un lugar terrible; aquí no hay seguridad. Pero ¿Qué podemos hacer? Debemos parar de tomarnos la vida demasiado en serio. El engaño puede ser superado si nos basamos en una filosofía: Todo aquí no es nada más que la película de Dios. Nosotros somos los actores. Debemos actuar bien, pero no debemos identificarnos demasiado con la obra. La meditación nos enseña el camino hacia la libertad interna. Es el único camino por el que podemos darnos cuenta de que este mundo es un sueño; que el Señor ha creado el cosmos a partir de su pensamiento. Así, aunque El ha creado esta tierra de ensueño, también nos ha mostrado el camino para salir de ella. Nada puede pasar en este mundo que sea tan terrible que no podamos duplicarlo en una pesadilla. Tú has tenido tales experiencias. Si en un sueño sientes como tu pierna es aplastada bajo un coche, tu sufrimiento será el mismo que si tu extremidad fuese realmente dañada. Pero cuando te despiertas, te ríes y dices ‘Oh, solo era un sueño.’ Esto es exactamente lo que sucederá cuando te despiertes en Dios. El te sacará de tu pesadilla diciendo: ‘¿Cual es el problema? Solo estabas soñando con sufrimiento y muerte.’ Y te mostrará la realidad. Esa experiencia es la que recibirá la humanidad al final de todo. Es maravilloso.

 

La creación-sueño de Dios no pretende asustarte, sino hacerte ver que no es real. Así que no debes asustarte de nada. Jesús dijo: ‘¿No está escrito en vuestra ley, yo dije, dioses sóis?’* Incluso Jesús olvidó por un instante su inmutable naturaleza divina y gritó ‘Dios ¿Por qué me has abandonado?’** Pero rápidamente recordó que era un hijo de Dios y nunca podría ser destruido, hecho que demostró con su resurrección. Su vida entera mostró que se había alzado desde el sepulcro de la ilusión.

 

          Si intelectualmente sabes que la vida es un sueño, pero aún no eres totalmente consciente de ello y aún no has hallado a Dios, no estás ni en este mundo ni fuera de él. Es un triste estado. No permanezcas atrapado en ese espejismo. Haz un esfuerzo superior para hallar a Dios. Estoy diciendo verdades prácticas, en sentido práctico y os estoy dando una filosofía que os hará olvidar vuestra conciencia de sufrimiento. No te asustes por nada. Si la muerte llega, ningún problema. Lo que tenga que pasar, pasará. No te dejes intimidar por este sueño. Di, ‘No me asustaré por la mala salud, la pobreza ni los accidentes. Bendíceme, Señor, para que cuando me hagas pasar pruebas, me dé cuenta de su naturaleza engañosa y resulte victorioso sobre ellas mediante las acciones positivas y permaneciendo siempre unido a Ti.’

 

Durante la Meditación los Sueños Ilusorios se Desvanecen

 

La meditación es el esfuerzo de comprender y expresar esa pura conciencia que es el reflejo e imagen de Dios en ti. Sé tan simple como puedas; te asombrarás de lo sencilla y simple que puede ser tu vida. Así que debes liberarte. De otra forma, la muerte te sorprenderá y te darás cuenta de manera dolorosa cuán atado estás; verás que no estás preparado para abandonar el mundo. Pero si, mediante una vida y una forma de pensar correctas y meditando,  puedes correr hacia el Infinito, los sueños de la vida y la muerte se desvanecerán en la alegría de su Ser eterno. Así pues, la meditación es una muerte sin llegar a morir. Es una nueva explicación que Dios me ha dado.

 

Durante la meditación haces conscientemente lo que inconscientemente haces cuando duermes. Cuando miras el cuerpo y piensas en sus problemas y sufrimientos dices, ¿Qué es esto? Seguramente me despertaré y veré que esto no es más que una pesadilla.’ La respuesta llega cada noche mientras duermes: este mundo y este cuerpo  irreales con sus dolores y enfermedades desaparecen de la pantalla de tu conciencia. Si la vida no fuese un sueño, no podrías alejarte de ella mientras duermes. Cada noche, tu conciencia abandona tu cuerpo para recordarte que no eres el cuerpo. Y lo que experimentas inconscientemente durmiendo puedes experimentarlo conscientemente durante la meditación.

 

Sin quedarte dormido o perder la conciencia, mantén tu mente calmada y tranquila en profunda meditación, tal y como está durante el sueño subconsciente, y entra en el sutil mundo de la supraconciencia. Allí el cuerpo se olvida y disfrutas de la alegría y la paz del alma - tu verdadero ser- y de la unión con Dios. En la meditación samadhi experimento esta regocijante libertad. Y la meditación es el camino mediante el cual debes sobreponerte al engaño del mundo y descubrir tu verdadera naturaleza. Si puedes mantenerte es esa conciencia estando activo o meditando, permaneciendo apartado de las experiencias ilusorias, entonces estarás por encima de este mundo-sueño de Dios. Esto es por lo que Krishna dijo que quien quiera libertad de espíritu debe estar tranquilo bajo cualquier circunstancia: ‘Aquel que es calmado y tranquilo durante el

placer y el dolor, aquel al cual estos no pueden alterar, tan solo aquel está hecho para alcanzar la eternidad.’*

 

Nunca Estés Mentalmente Alterado

 

El entrenamiento de mi maestro Sri Yukteswar en este terreno fue maravilloso. No importa lo que sucediera, él nunca aceptaba que su mente estuviese agitada. Yo solía ir hasta el ashram y sentarme a sus pies, para meditar y escuchar su sabiduría. Cuando se acercaba la hora a la que tenía que coger mi tren, él estaba al corriente de mi agitación mental. Me sonreía y no decía nada y no me advertía para que me apresurase. Al principio creí que estaba siendo muy poco razonable. Pero después de algún tiempo bajo esta disciplina me explicó: ‘No estoy evitando que llegues puntual, tampoco creo que debas estar intranquilo ¿Por qué dejar que los nervios agiten tu mente? Deberías estar calmado cuando estés conmigo; cuando llegue el tren, tranquilamente debes prepararte para marchar.’ Me hizo perder muchos trenes hasta que aprendí a ser calmadamente activo y activamente calmado.

Esto es lo que debéis aprender. En vez de apresurarse en un estado de agitación emocional hacia algún sitio y después no disfrutarlo por estar agotados, intentad ser más calmados. Si siempre estás calmado serás más eficiente. Y si quieres despertarte de este sueño cósmico, debes practicar la calma, sin importar lo que ocurra. Tan pronto como tu mente se agite, dale un golpe con tu voluntad para que se calme. No exageres cualquier cosa. Cuando te preocupas haces más profundo el engaño cósmico en tu interior.


 

* El primer templo de Self-Realization Fellowship, construido en 1938, estaba en una colina sobre el océano Pacífico. Se le llamó Templo del Loto Dorado. La erosión gradual de la costa provocó que la estructura se hundiese en el mar. Encinitas sigue siendo la sede del Ashram de Self-Realization Fellowship, la ermita, un retiro y un templo donde se realizan diferentes servicios religiosos. (Ver Encinitas en el glosario.)

** ‘Para el que conoce al Brahman, los Vedas no son más útiles que un embalse que rebosa por todos lados.’ (Bhagavad Gita II:46)

*** Un ejemplo de este fenómeno, registrado en el libro Prodigal Genius, de John J. O’Neill, es el modo en que el inventor Nikola Tesla descubrió los principios del campo magnético rotatorio: en 1882, mientras paseaba con un compañero recitando poesía en Budapest, Tesla entró en una especie de trance. Ante la mirada de su amigo, Tesla comenzó a hablar sobre una visión que estaba teniendo: ‘Mírame’ iba repitiendo con una voz llena de entusiasmo. El amigo creyó que estaba enfermo; pero el gran inventor explicó más tarde que había ‘visto’ un motor de corriente alterna, ‘He resuelto el problema...nunca más será el hombre víctima de los trabajos pesados. Mi motor les hará libres, hará el trabajo del mundo.’ Los siguientes meses siguió trabajando en los planos del motor, los cuales permanecieron en su mente durante seis años hasta que pudo aplicarlos de una forma práctica.

 

* El cuerpo humano, con sus centros ocultos en la espina dorsal (Ver chakras) fue una creación especial de Dios para equipar al alma con un vehículo capaz de expresar su potencial divino.

** El mundo astral es la sutil esfera oculta detrás del mundo físico (Ver glosario).

*** ‘Ningún arma puede dañar al alma; ningún fuego puede quemarla; ninguna agua puede humedecerla; ningún viento puede marchitarla...el alma es inmutable, inamovible - eternamente igual. Así pues, sabiendo esto, no debieras lamentarte’ (Bhagavad Gita II:23-25).