Haikus - Isa


 


asagao no
hana de fuitaru
iori kana


Flores de asagao:
 la techumbre de mi choza.

ushi moo moo
moo to kiri kara
detari keri

Muu muu muu,
llega el mugido de la vaca 
entre la niebla.


Bodhidharma

 


akikaze ni
aruite nigeru
hotaru kana


Camina la luciérnaga
evitando
el viento de otoño.

 


beta-beta to
mono ni tsukitaru
haru no yuki

La nieve, pegajosamente
se adhiere a las cosas
 en primavera.

 

tsuyu chiru ya
musai kono yo ni
yoo nashi to

Huye el rocío.
En este sucio mundo
no hago nada.

 

chiru susuki
samuku naru no ga
me ni miyuru

Caen flores de pampas;
salta a los ojos
el frío creciente.

 


kinodoru ya
ore wo shitoote
kuru kochoo

¡Qué pena!
Vienes siguiéndome a mí,
pequeña mariposa.

 

ore to kite
asobe yo
oya no nai suzume

Vente a jugar conmigo,
gorrión sin padres.

 

rusu ni suru zo
koi shite asobe
iwo no hae

Ahora que me marcho
entreteneos jugando al amor,
moscas de mi ermita.

 

too-yama no
me-dama ni utsuru
tombo kana

La lejana montaña
se destaca en los ojos
de la libélula.

 


kageroo ya
me ni tsukimatou
warai gao

En las tinieblas
lo que ronda mis ojos
es su sonrisa.

 

katatsumuri
miyo miyo ono ga
kagebooshi

Tú, caracol,
mira bien, mira bien,
tu propia sombra.

 

shishi ou ya
susuki o hashiru
yoru no koe

Cazan jabatos.
Corren por los miscantos
voces nocturnas.

 


kimi nakute
makoto ni tadai no
kodachi kana

De no estar tú,
 el bosque sería 

demasiado grande.
 

 


mae no yo no
ore ga itoko ka
kanko dori

¿Fui yo tu primo
en mi vida anterior,
pájaro cuco?

 

arigata ya
fusuma no yuki mo
jodoo kara

Gracias sean dadas a lo alto;
la nieve sobre mi manta
también viene de la Tierra Pura.

 

makari idetaru wa
kono yabu no gama
nite sooroo

Se presenta
ante el respetable público
el sapo de este matorral.
ume sakedo
ugisu nakedo
hitori kana

Florece el ciruelo
y canta el ruiseñor,
pero... estoy solo.

 


naku na mushi
wakaruru koi wa
hoshi ni sae

No lloréis, bichos,
hasta los astros 
sufren desengaños
.

 

nomi domo mo
yo-naga daroo zo
sabishikaro

Para vosotras también, pulgas,
¡larga  noche y soledad!