MIRABAI

 

Para  muchos, el nombre de Mirabai del Rajasthan quizá sea totalmente desconocido. Sin embargo, hay aspectos en la vida y la experiencia religiosa de esta mujer, contemporánea de Teresa -si bien proveniente de un universo cultural muy diverso- que nos permiten poner a ambas en relación.

Mirabai, o Mira, (nacida alrededor de 1498) es una princesa del Rajasthan (norte de India), perteneciente al clan de los Rajput, de la familia de los Rathor.

Como manda la costumbre,  Mira debía contraer matrimonio con alguien de su mismo rango. Y así, su familia concertó su boda con el príncipe Bhoj Raj. Pero Mira no podía aceptar este matrimonio, ya que, desde pequeña, creció enamorada del dios Krishna --a quien ella llama Hari, Girdhar, Shyam (el oscuro)--y se consideraba su esposa. Son continuas sus salidas de casa  para entrevistarse con los sadhus, los ascetas hindus, y tratar temas espirituales con ellos, o  al templo, a danzar delante de su dios y cantarle canciones de amor, poemas que componía ella misma.

Cuenta la tradición que Mira, llevada de su pasión por la divinidad, se negó a consumar su matrimonio, lo que le ocasionó el maltrato por parte de la familia de su marido, que intentó también darle muerte por distintos medios. Al fallecer su esposo en el campo de batalla, parece ser que abandonó la corte con su bienestar y sus lujos, para convertirse en una mendiga peregrina y mezclarse así con las clases más bajas de la sociedad.

Mira es considerada una mujer subversiva, no ya por atacar directamente el orden social o la religión oficial, sino por ignorarlas y dedicarse a la religión de su corazón, y a las clases sociales más bajas y a las mujeres:

«He sentido el balanceo de los  hombros del elefante, y ahora ¿queréis que me suba a la grupa de un asno?» –afirma Mirabai de Rajasthan en uno de sus poemas, en respuesta a quienes le reprochaban su desinterés por lo mundano y su amor obsesivo por el dios Krisnha.

Mira Bai pertenece a una fuerte tradición de poesía devocional (bhakti) en la India medieval, que expresa el amor a Dios comparándolo con los sentimientos humanos (el amor de una madre por su hijo, de un amigo por su amigo, de una mujer por su amado). La poesía de Mira Bai refleja su profundo amor por Krishna, especialmente por el uso del simbolismo romántico del “matrimonio místico” entre ella y su Señor. Este amor es a veces feliz, en presencia de su Amado, pero otras veces supone el dolor profundo de la separación de Krishna. Mira Bai, que casi siempre escribe en braj bhasa (un dialecto del hindí), expresa su amor de gopi (hija de un vaquero) por Krishna, el Divino Vaquero.


ES VERDAD QUE FUI AL MERCADO

Mi amiga, fui al mercado y compré al Oscuro.
Tú clamas de noche, yo clamo de día.
En realidad yo batía un tambor todo el tiempo
mientras estaba comprándolo.
Dices que he dado mucho;
yo digo demasiado poco.
En realidad lo puse en una balanza antes de comprarlo.
Lo que pagué fue mi cuerpo social,
mi cuerpo local, mi  cuerpo familiar, y todas mis joyas legadas.
Mirabai dice:
El Oscuro es mi esposo ahora.
Debes estar conmigo cuando me acuesto;
tú me lo prometiste en una vida anterior.


NO TE VAYAS, NO TE VAYAS

No te vayas, no te vayas.
Toco tus plantas.
Estoy vendida a ti.
Nadie sabe dónde encontrar el sendero bhakti,
enséñamedónde debo ir.
Me gustaría que mi cuerpo se convierta
en una pila de incienso y sándalo
y que tú le pongas una antorcha.
Cuando haya caído a cenizas grises,
espárceme sobre tus hombros y pecho.
Mira dice:
Tú alzas las montañas,
yo tengo un poco de luz ;
quiero mezclarla con la tuya.


MIS OJOS

Mis ojos están sedientos de tí.
Todo el día miro el camino,
mis ojos dolientes.
El pájaro en la rama canta,
también doloroso para mí.
La gente habla
y se ríe de mí.
Pero Mira está vendida a Hari.
Ella es su esclava por muchas vidas.


MI AMOR ES MI CASA

Mi amor es mi casa,
miré hacia el camino durante años
pero nunca logré verlo.
Saqué el plato de veneración,
regalé mis joyas.
Después de esto, el envió palabra.
Mi oscuro amante ha venido,
la dicha está sobre mis brazos.
Hari es un océano,
mis ojos lo tocan.
Mira es un océano de dicha,
Lo toma todo en su interior.


DEJAME VERTE

Déjame verte.
Lo repito:
sé amable.
En el mes de Jeth
los pájaros están tristes y sedientos.
En Asarh los pavos reales y los pájaros de la lluvia
ruegan por nubes.
Lluvia en Savan.
Mis amigos celebran el festival de Tij.
Los ríos se desbordan en Bhadon.
Tu distancia me hiere.
En Ashwin
la madreperla bebe de la estrella Swati.
En Kartik la gente venera dioses.
Tú eres mi único dios.
Agahan está frío.
Ven pronto. Cuídame.
En Pausha la escarcha cubre la tierra.
Tú no estás aquí.
La primavera llega en Magh.
Todo el mundo canta.
La gente baila en Phagún.
Los árboles banraj me queman.
Mi deseo crece más fuerte en Chait.
Déjame verte.
En Baishakh, los árboles banraj florecen,
el pájaro koel canta.
Es el mes 
para consultar astrólogos y sacerdotes.
Mira, sola, está desolada.
¿Cuándo habré de verte?
Ella se pasa los días buscando cuervos. 


MI CANTARO SE ESTRELLA

Mi cántaro se estrella contra el suelo.
Estoy anonadada.
Su belleza me enloquece. Padre, madre, hermano
y hermana
todos dicen lindas palabras. Ven a casa,
olvídalo.
Pero el oscuro danzador me habita.
Su amor es luz a través de todo mi cuerpo.
Déjalos decir que estoy perdida.
El secreto. Girdhar sabe.


TORMENTA

Espesas sobre mi cabeza
las nubes del monsón,
un deleite para este afiebrado corazón.
Temporada de lluvias,
temporada de suspiros descontrolados-
¡el Oscuro regresa!
Ah, inflamado corazón,
Ah cielo bordeado de humedad-
la lengua del rayo primero
y luego el trueno,
convulsivas lluvias escupidas
y luego el viento, persiguiendo el calor del verano.
Mira dice: Oscuro,
he esperado-
es hora de llevar mis cantos
a las calles.

 

Mi Maestro me ha revelado
el espejo dentro de mí;
ahora cantaré y bailaré en éxtasis.
Al verdadero Señor he llegado a ver
nadie sabe de este tesoro
que yace dentro de mi propio ser

 

Ven a mi casa, Señor del universo:
 la agonía de la separación me consume.
 Ven y sacia este fuego interno.
 Toda la noche voy errando con mis desdichas:
 el sueño y el hambre me han olvidado.
 Solo esta alma pecadora sobrevive.
 Trae la primavera a este apenado corazón.

 

Oh compañero,
mis ojos se comportan
de un modo misterioso.
Una vez que en mi mente has penetrado dulce,
Te has abierto camino hasta mi corazón.
No sé cuánto tiempo habré pasado
aguardando a la puerta de mi casa
a verte aparecer al final de la calle.
Mi alegría depende de mi Amado:
mi remedio,
mi yerba medicinal,
mi vida.
Mira se ha convertido en propiedad
de Giridhara (Krishna).
La gente dice que está loca.

 

La mujer bhil probó ciruela tras ciruela
Y encontró al fin una que ofrecerle.
¿A qué clase de raza gentil pertenecía?
No era una belleza deliciosa.
Su familia era pobre, su casta baja, sus ropas harapos.
Sin embargo Rama aceptó ese fruto
-ese fruto tocado, corrompido-
porque sabía que representaba su amor.
Era una mujer que amaba el sabor del amor
y Rama no distingue entre elevados y humildes.
¿Qué clase de Veda podría haber aprendido?
pero rápida como el relámpago montó en una carroza
y se marchó al paraíso saltando de un lugar a otro,
sostenida por el amor de Dios.
Tú eres el Señor que se preocupa por quienes han caído,
rescata a quien ama como ella lo hizo.
Permite que Mira, tu esclava, una pastora Gokul,
cruce con seguridad hasta la otra orilla.

 

La Existencia Humana

Esta existencia humana
no vuelve una y otra vez.
Quién sabe qué dio su fruto,
para recibir este precioso cuerpo humano.
Crece poco a poco
y se acorta con cada nuevo aliento.
Una vez que se ha ido,
ya no vuelve.
La marea mundana es dura
y sus olas son despiadadas.
Llega a la otra orilla
en el barco del Conocimiento.
En el juego del mundo,
incluso la victoria es un fracaso.
Todos los santos han dicho que
la vida es un regalo de corta duración.
Sólo Dios nos pertenece
en todo este mundo,
sólo Dios nos pertenece, nadie más.
He buscado en todas partes
y nadie más es nuestro de verdad.
He perdido mis apegos,
a la familia y a los amigos.
He soltado el nombre y las riquezas,
disfruto de la compañía de los santos.
Cuando veo un buscador sincero,
me siento elevada.
Este mundo sólo me tira
hacia abajo.
El rey me envió una copa
con veneno, yo la bebí y bailé.
¿Por qué debería preocuparme?
Si lo que tiene que ocurrir, ocurrirá.
Sin Dios, sólo hay tristeza
Sin Dios, todo lo que siente el corazón
es angustia y tristeza.
Este mundo es una pila de basura,
no tiene gusto por la verdad.
Critica la búsqueda de Dios,
mientras está envuelto en la estupidez.
Sin el Maestro,
nunca se experimenta la claridad.
Se mantiene atrapado
en subidas y bajadas.
Únete a la compañía santa,
no malgastes la vida.
Cuando Mira encontró a su Maestro,
descubrió la alegría.
Mi amado
¡Oh rey! Yo no disfruto
de tu compañía.
En tu palacio no hay santos,
toda tu gente está vacía.
No tengo ningún uso para las joyas,
ni la moda, vivo con sencillez.
No quiero el maquillaje, ni el lápiz de ojos,
ya no hay más lazos entre nosotros.
Estoy enamorada del Señor de la vida,
he encontrado a mi amado.

 

Mora siempre en mis ojos, Nandalal: ¡eres tan bello!.


Luces la diadema de plumas de pavo real, pendientes en forma de
cocodrilo adornan tus oídos, el rojo marca tu frente, tu oscuro perfil,
y tus largos y líquidos ojos me fascinan La melodía de tu flauta es como
el néctar, un collar de perlas adorna tu pecho.


¿Cuándo volverás y traerás la primavera a mi vida?”.